Publicado el Deja un comentario

Tarjeta con obturador con la colección “Go the scenic route”

¡Hola a todos! Por aquí nuevamente Silvana de Casa Magnolia. En esta ocasión les traigo una tarjeta cuya estructura ya tiene unos años dando vueltas, pero que no deja de ser divertida y diferente. Por afuera, tiene una banda como cierre y por adentro el mensaje queda oculto y aparece cuando la abrimos, como una especie de telón que se descorre o el obturador de una cámara. Amo hacer tarjetas interactivas, creo que le dan ese plus de interés y genialidad que hacen que el destinatario diga ¡Wowww! Y a pesar de que llevan un poquito de trabajo, el resultado vale la pena.

Primero que nada quiero hacer varias advertencias. Por un lado, las medidas para realizar la tarjeta estarán en pulgadas. El resultado final es una tarjeta A7 o 5” x 7”.  Por otro lado, decirles como siempre, que esto es una guía pero que cada uno la modificará a su gusto. Yo utilicé papeles de la última colección de Paige Evans “Go the scenic route” pero tintas, sellos y troqueles siempre son bienvenidos. Lo que quería mostrar con esta tarjeta es que solo con papeles podemos hacer tarjetas. Solo hay que dedicarse un poquito a cortar. (Hablando de papeles… ¿vieron lo que es esa colección? Divina, colorida y versátil. La amé profundamente.)

¿Nos ponemos manos a la obra?

MATERIALES

Colección “Go the scenic route” de Paige Evans

INSTRUCCIONES

  1. Para realizar la base de la tarjeta cortamos una cartulina blanca a 10” x 7” de alto.
  2. Por el lado de 10”, hacemos dos pliegues: uno a 2 ½” y otro a 7 1/2”. Doblamos, marcando bien con ayuda de la plegadera. Así obtenemos una tarjeta con estructura de portón.
  3. Con la otra cartulina, cortamos una tira de 8” x 3 1/2”. Por el lado de 8” plegamos a ½” desde cada extremo.  Llamaré a esta TIRA INTERIOR.
  4. Decidir el orden de los papeles decorados: los que irán en la parte de afuera, los que irán adentro y los que servirán como las “cortinas” que cierran y abren dejando ver el mensaje por dentro. Cortamos de la siguiente manera:

PARA AFUERA: 2 tiras de 2 ¼” de ancho x 6 ¾ de alto

PARA EL INTERIOR: 2 tiras de 2 ¼” de ancho x 6 ¾ de alto

                                   1 rectángulo de 4 ¾“ de ancho por 6 ¾ de alto (leer “observaciones”)

PARA CUBRIR LA TIRA INTERIOR: 1 rectángulo de 3 ¼ de ancho por 6 ¾ de alto

PARA LAS “CORTINAS”: 2 rectángulos de 3 ½ de alto por 3 ¾ de largo

(Nota: aquí se pueden cortar tiras blancas y pintarlas con tintas distress o similar.)

OBSERVACIONES: en el interior se puede jugar con los estampados y ver qué partes llevan papel decorado y cuáles no. En mi caso, el fondo de la tarjeta no tiene papel decorado, lo dejé en blanco. Si decides ponerle papel decorado, debes ver qué papel pondrás encima a la “tira interior”. Tienes varias opciones: o lo dejas blanco, o le pones el mismo diseño que el fondo y los costados o le pones un papel de color liso en un tono que combine con los demás.

5. Es momento de empezar a pegar los papeles decorados. Pega todos los del interior (si decidiste dejar el fondo blanco no hay problema). Pega los de las solapas en el exterior también.

TIP: aquí puedes usar tu máquina de coser para darles un toque diferente.

6. Trabajaremos con la “tira interior”. Debemos troquelar la ventana circular por donde se verá nuestro mensaje escondido. Hay que decidir en qué lugar se hará; si al medio o en la parte superior de la tira. Esto dependerá de la decoración. Por ejemplo, si usamos sellos, tal vez es conveniente troquelar la ventana más hacia la parte superior así en la parte inferior se pueden colocar los sellos recortados creando una escena. Al gusto del consumidor jajaja

7. Troquelar el círculo cuidando que quede centrado en la tira.

Troqueles circulares con efecto pespunte

8. Prestar atención en este punto, que es cuando trabajamos con el mensaje oculto. Aquí depende de si dejamos el fondo blanco o con estampado. Si el fondo es estampado, el mensaje deberá tener fondo blanco, por lo que cortaremos un cuadrado de 3 ¼ de lado en el que sellaremos el mensaje. Si no usamos un sello podemos usar algún recortable que venga con la colección (como lo hice yo, que recorté el globo de la lámina de recortables). No recomiendo usar un diecut porque las cortinas se enganchan en él. (Es lo que pasa un poco en mi tarjeta, al principio creí que podría poner toda la tarjetita del globo con el borde azul que venía, pero lo que se veía en la ventana no me gustó, entonces terminé recortando el globo)

Si el fondo es blanco, podremos sellar directamente sobre él o colocar un mensaje que tenga fondo decorado (siempre en un cuadrado de 3 ¼ de lado).

TIP: Aquí deben trabajar con la tira interior, colocando el cuadrado en el que va el sello por debajo del círculo para ver que quede centrado el sellado.

9. Pegar la “tira interior” ya troquelada solo por la pestaña superior, cuidando de que quede centrada en la hoja y alineada con el margen superior. Tomamos el cuadrado de papel que tiene el mensaje oculto (si corresponde) y lo colocamos por debajo del círculo cuidando de que el mensaje esté bien centrado. Podemos usar un poquito de washi para sostenerlo en el lugar. Colocamos pegamento (cinta de doble cara o tacky) en el cuadrado, y sosteniéndolo en su lugar junto con la tira interior, bajamos hasta que se pegue con la parte de atrás de la tarjeta en su lugar. Pasamos la plegadera para que quede bien adherido.

Pegar la solapa inferior de la tira interior.

10. Trabajaremos ahora con las cortinas. Teníamos dos piezas de 3 1/2 por 3 3/4. Por el lado de tres cuartos hacer un pliegue a ½”. Colocar cinta de doble cara en esas pestañas por el lado estampado.

11. Por el lado de 3 ½ que no tiene el pliegue, buscaremos el medio, que es 1 3/4, y con ayuda de regla T o escuadra, marcamos desde ese punto hacia el centro a 1 ½. Repetimos en la otra cortina.

12. Cortar desde los vértices hacia ese punto que marcamos. Obtendremos una especie de banderín.

13. Enfrentar los dos banderines de manera que uno quede con el pliegue hacia la derecha y el otro hacia la izquierda. Encastrarlos hasta que los vértices interiores se toquen haciendo que quede las partes superiores e inferiores queden alineadas.

14. Con mucho cuidado para que no se nos muevan de lugar las cortinas (podemos pegar con un poquito de washi en el centro que luego retiraremos) las deslizamos por debajo de la tira interior por donde está el círculo troquelado. Los pliegues de las pestañas deberán estar alineados con la tira interior. Y trataremos de que el punto de unión de las cortinas quede en el centro del círculo.

15. Cuando nos aseguramos de que están posicionadas correctamente, sostenemos en su lugar con un mano y con la otra retiramos la protección de las cintas de doble cara y cerramos las solapas de la tarjeta así quedan pegadas en su lugar. Apretamos para que se fijen bien. ¡CUIDADO! Si habías sostenido juntas las cortinas con washi no te olvides de sacarlas.

Enfrentamos los “banderines”
Los encastramos
Los llevamos por debajo del círculo.

16. ¡Tadánnn! Cuando abrimos la tarjeta el mecanismo debería funcionar. Si no quedaron bien pegadas las cortinas, ayudamos con la plegadera.

17. Es momento de preparar el cierre. Con la cartulina blanca restante cortar una tira de 1 ¾ de ancho por 10 de largo.

18. Hacer pliegues a 2 3/8 y 2 ½ y 7 3/8 y 7 1/2. Plegar con cuidado. Esta es la banda que funciona como cierre. En las pestañas que quedan hacia adelante, colocar papel decorado igual al que se usó en la parte exterior de la tarjeta.

 19. Cortar un círculo de 3” de diámetro. Sosteniendo la banda alrededor de la tarjeta. Colocar el círculo y pegarlo sobre las partes que quedan hacia adelante.

20. Decorar a gusto, recortando imágenes de las hojas del pad elegido o usando diecuts, o usando sellos y troqueles. Pueden poner un mensaje en el círculo y luego continuarlo adentro, ya sea en el mensaje oculto, o en la tira superior.

21. Para escribir la dedicatoria, usamos la parte de atrás de la tarjeta. Allí podemos colocar un papel decorado o de color liso de  4 ¾ por 6 ¾ y encima una base blanca de 4 ½ por 6 ½ y allí escribiremos nuestro mensaje. O si queremos, directamente sobre la parte blanca sin añadir más nada.

¿Qué les pareció? Tenemos una cantidadddddd de instrucciones, pero espero que estén claras, que es mi objetivo.

Gracias por leerme hasta aquí. Estoy segura de que van a recrear esta tarjeta con unos resultados hermosos. Como siempre, cualquier duda, estoy a las órdenes. Me buscan en Instagram por @casamagnolia_nh y  les respondo lo que necesiten.

Y lo más importante: sigan transmitiendo amor.

Los abrazo.

Sil.

Publicado el Deja un comentario

Tarjeta con efecto acuarela: “Te estábamos esperando”

¡Hola! Silvana aquí, reportándose con una nueva tarjeta. En esta ocasión, la tarjeta está pensada para un Baby shower o para recibir a un bebé. He usado esos hermosos sellos de la colección Abril de Lora Bailora que siguen super vigentes y son una ternura.

Con esta tarjeta aprenderemos una técnica con tintas Distress que me gusta mucho porque el resultado es como un efecto acuarelado. Recordemos que las tintas Distress reaccionan con el agua, lo que nos da esta hermosa posibilidad.

Peeeeero, no crean que todo el trabajo quedará ahí, sino que deberán practicar la paciencia para hacer mucho embossing en caliente también.

Para esto, lo primero que deberán saber es que necesitarán un sello de capas, como los del koala de Lora Bailora, que tienen las nubecitas y los corazones, o cualquier otro que tengan donde haya un sello liso, que se estampe toda la superficie, y el mismo sello pero solo el delineado.

Pero no se preocupen: a lo largo de las instrucciones encontrarán tips para suplir algunos de los materiales que yo utilicé.

¿Nos ponemos manos a la obra?

MATERIALES

– 1 base de tarjeta A2 (4 ½ x 5 ½)

– 1 rectángulo de papel de acuarelas de 5” x 6” (12,7cm x 15,2 cm)

– Un cuadrado de acetato de 8×8 cm aprox.

– Sellos de Lora Bailora “Pequeño Milagro”

– Sellos de Lora Bailora “Siempre sale el sol”

– Tintas Distress o Distress oxide en dos colores de la misma gama: uno más oscuro y otro más claro

– Tinta de pigmento negra

Polvos de embossing transparente y de color similar a las tintas elegidas En este caso, usé el polvo de embossing color Bluebell de Sizzix

– Troquel o punch redondo de 2.5”

Glossy accents

– Pegamento: cinta de doble cara, común y con goma, y tacky glue

– Hilo twine de dos colores

– Almohadilla antiestástica

plegadora y bone folder

– base acrílica para sellos

– atomizador de agua

– pistola de calor

INSTRUCCIONES

1 – Lo primero que haremos será el fondo con el sello de capas elegido sobre el papel de acuarelas. Haremos un patrón sobre el papel, sellando siempre de la siguiente manera: colocamos el sello base sobre el acrílico (o base de estampar si tenemos) y colocamos las dos tintas Distress, una hacia la derecha y la otra a la izquierda, o poniendo sobre el sello primero la más clara y después unos toquecitos con la más oscura… (Podrán ver el vídeo de cómo lo hice yo en Instagram) Luego, rociamos agua con el atomizador sobre la tinta y estampamos. El agua moverá las tintas, las mezclará y hará que no quede la forma definida, y así se creará ese efecto acuarelado que buscamos.

Repetimos hasta completar la hoja.

TIP: si no contamos con tintas Distress, se puede hacer con marcadores acuarelables como los Tombow o los Karin Markers. Simplemente pinta con los marcadores sobre el sello, rocía agua y sella.

2 – Luego de que se haya secado todo lo sellado, es hora de sellar con el polvo de embossing y el sello que corresponde a la forma delineada. Recuerda pasar la almohadilla antiestática para que no nos quede polvo por todos lados. Aplicamos tinta de embossing en el sello, sellamos sobre la forma acuarelada, aplicamos polvo, quitamos el exceso y pasamos la pistola de calor. Repetir hasta completar con todas las formas. (Sí, ya sé, las puse a trabajar)

TIP: si no contamos con sellos de capas, podemos usar un sello cualquiera, haciendo el efecto acuarela y luego dibujamos a mano con marcadores de dibujo negro. También puedes utilizar los marcadores con tinta de embossing para hacer la forma delineada.

3 – Cortamos la hoja con el fondo realizado del mismo tamaño que la tarjeta.

4 – Sujetamos con cinta washi el panel con el fondo sobre la tarjeta. Haremos una ventana con el troquel redondo: colocamos el troquel en el lugar elegido (puede ser al medio, más arriba, sobre un costado, como en mi caso…) y troquelamos ambas piezas juntas. Si tenemos una punch, lo más probable es que podamos hacer el círculo solo desde los bordes y de a una pieza por vez.

5 – El círculo que troquelamos en la base de la tarjeta nos permite ver al interior de la misma. Es en ese espacio que sellaremos nuestro sentimiento. En este caso es el que aparece en el sello de Lora Bailora “Pequeño Milagro” que dice “te estábamos esperando”. Sellamos con tinta de pigmento negra.

6 – Colocamos el pedazo de acetato sobre la ventana circular, cuidando de que la cubra toda. Tener especial cuidado si el círculo fue hecho sobre el borde, para que el acetato quede recto, continuando el borde. Pegamos con cinta de doble cara o algún pegamento que pegue acetato.

7 – Pegamos el panel con el fondo acuarelado sobre la tarjeta, teniendo especial cuidado en que lo troquelado coincida. Sobre el acetato colocar cinta de doble cara para que el panel se adhiera correctamente.

8 – Colocar hilo twine en el borde de la ventana circular.

9 – Sellar el koala del set de sellos “Siempre sale el sol”. Pintar y recortar. Pegar sobre la ventana, dejando que el mensaje se lea, con cinta bifaz de goma.

10 – Aplicar glossy accents en el impermeable y dejar secar hasta el otro día.

11 – ¡Terminamos la tarjeta! Solo nos queda hacer un sobre, escribir un lindo mensaje de bienvenida para el bebé y dársela a la mamá destinataria.

Espero que se animen a usar la técnica. A mí me encanta, y les da un aspecto diferente a los sellos.

Sigan transmitiendo amor.

Un abrazo,

Sil.

Publicado el Deja un comentario

Tarjeta con mecanismo deslizante

¡Hola a todos!

Hoy les traigo esta tarjeta que es una maravilla. Y sí, no solo es por su estructura y cierre original, sino que está hecha con al hermosa colección de Lora Bailora, Abril… ¿Qué decirles de esta colección? Que la amo. Que es el reflejo en papel del amor, la belleza y la delicadeza. La paleta de colores, los estampados junto con toooooodos los complementos la hacen sumamente especial. Y por eso es que se merecía su uso en una tarjeta que pudiera reflejar todo eso.

Papeles y troqueles de la colección Abril de Lora Bailora.

Hablando de tarjeta, las que le traigo hoy tiene una estructura gatefold (de portón, podríamos decirlo en español, por la forma en la que se abre, con dos solapas) que queda cerrada mediante un mecanismo deslizante… ¡Parece re difícil escrito, pero les juro que no lo es! Vayamos a ver cómo la podemos hacer.

MATERIALES

– dos hojas de cardstock u opalinas tamaño A4 (o letter) en un gramaje de entre 270 y 300g/m²

– una hoja de cardstock u opalina de 180 g/m²

– dos o tres hojas de papel de scrap de 12 pulgadas o de un pad de 6*8 pulgadas

– troqueles de Abril de Lora Bailora: abecedario y ramitas

pegamento

tijeras

plegadora y bone folder

-regla y cutter

¡IMPORTANTE! Luego de que aprendas las estructura, podrás decorar la tarjeta a tu gusto con cualquier material que tengas por allí. ¿Qué te parece una tarjeta mixed media con distress oxide, stencils y pasta de relieve?

INSTRUCCIONES

1- De una de las hojas de opalina de 300g/m² cortamos una pieza que medirá: 11 pulgadas de largo por 5 ½ de alto o, en centímetros, 28 por 14 cm.

2- Procederemos a plegarla de la siguiente manera:

3 – Ahora, presta atención porque esto es sumamente importante para que la estructura deslizante funcione. Como observarás, las dos solapas se tocan (incluso se pueden superponer un poquito) en el centro cuando están cerradas. Lo que debemos hacer es cortarle un milímetro a la solapa derecha, de manera que quede un poquito de separación (a veces es más de un milímetro, pero lo ajustaremos después si el mecanismo no desliza correctamente)

4 – Para el mecanismo: cortamos 3 cuadrados de 4 pulgadas de lado, o 10 cm, de la opalina de 180g/m² y un cuadrado de la misma medida de la otra hoja de cartulina opalina más gruesa.

5 – Plegamos al medio por uno de los lados, dos de los cuadrados de 180. Es importante plegar aquí con la tabla de plegado o realizar la línea de plegado antes. Repasar el pliegue con la plegadora.

6 – Pegar estas dos partes plegadas sobre el tercer cuadrado de 180g/m² por uno de los lados con el pliegue HACIA EL CENTRO de manera que quede como una especie de “mariposa” (ver las imágenes)

8 – ¡Y la estructura ya está lista! Es hora de probarla. Desliza entre las “alas” de la mariposa de la estructura, las solapas de la tarjeta. Lo puedes hacer por la parte superior, introduciendo las solapas en las alas por los costados del cuadrado.

9 – Prueba que el cuadrado deslice hacia arriba y hacia abajo sin dificultad. Todavía falta agregar el papel de las solapas, pero ya tienes que ir probando…

10 – ¡A decorar! Aquí, tu imaginación es el límite. Puedes adaptar la tarjeta a la ocasión que quieras, con los materiales que cuentes. Si quieres seguir mis pasos, te dejo algunos datos más.

11 – Elige dos o tres hojas de papel de scrap para decorar. Si quieres hacer como en mi tarjeta, necesitarás una hoja de 12 pulgadas o dos iguales de 6 o 6*8 para así obtener:

– dos piezas de 5 ¼ pulgadas por 2 ½ (o 13,5 cm por 6,5cm) para las solapas.

– una pieza cuadrada de 3 ¾ pulgadas o 9,5cm de lado para el cuadrado principal

En este paso te recomiendo que pegues los papeles de la solapa y vuelvas a probar si la tarjeta desliza sin problemas. Si no es así, deberás sacar un “filito” de papel a la solapa derecha. (Entiéndase por FILITO menos de un milímetro; no te pases, o el cuadrado no se mantendrá en su lugar y se caerá, y ahí, deberás volver a cortar la base de la tarjeta)

12- Corta un cuadrado de 3 pulgadas de lado (7,5cm) de otro papel que combine con el anterior y corta un cuadrado de opalina blanca de 2 ¾ de lado o 7 cm para poner encima de este.

13 – Corta algunas ramitas con el troquel de ramas en papel estampado, y otras en blanco y píntalas con tintas. Corta, además, una letra de tu gusto con el troquel abecedario en el color que desees (en mi caso, fue blanco).

14 – El cuadrado más pequeño será rotado y usado como un diamante, procurando que quede bien centrado en el cuadrado mayor. Coloca las ramitas de una manera que te convenza (no te estreses mucho, porque seguro te está quedando divino) y sobre estas la letra troquelada. Juega con las alturas usando cinta bifaz de goma.

15 – Por último, estampa algún sentimiento de un sello con una tinta de embossing en una cartulina negra y coloca polvo de embossing blanco para resaltar el sentimiento.

Es maravillosa… ¿o no?

16 – Y terminamos… ¿Cómo la ven? Estoy segura que sus resultados serán hermosos y con los creativas que son, estarán dándole una vuelta de tuerca a todo para lograr hermosas tarjetas. ¡Estoy deseando ver sus creaciones!

Que tengan una hermosa semana. Abrazos virtuales,

Sil.